Diario de Estaciones

Primavera

Donde se apuntan los hechos acontecidos durante el florecimiento de la flor de cerezo

(Aventura de los Oni Araña)

Verano

Donde se apuntan los hechos acontecidos bajo la plena mirada de Amateratsu

El calor toca a su fin y la estación ha sido intensa. Sentaos y reflexionad un segundo sobre lo que Amateratsu nos ha deparado durante la estación de las guerras. Esto es lo que se dice y se sabe en las casas de té y en los mentideros Arashi.

El Feudo: Durante la estación de las guerras el Clan Arashi ha realizado algunos osados movimientos, y aunque no han tomado parte en ninguna de las escaramuzas de este año, hay quien dice que siguen los consejos de Tsun Tzu, quién recomendaba al artista marcial no enseñar sus armas antes de golpear, sino favorecer la situación para golpear contundentemente una sola vez. Hay quien ve con preocupación las intrigas románticas de Mieru-Kei Sama y anticipan un golpe contundente que aún no ha sido anunciado… Bien, sea como fuere, el Señor de los Arashi ha contraido matrimonio con la bella princesa de los Kempo-Tudo. La política ahora debe tener en cuenta las necesidades de esos nuevos abanderados y de sus territorios, ya que aunque no son aún parte de los dominios de nuestro Señor, sí que lo serán de sus herederos.

Además de esto, el clan sigue enriqueciéndose gracias a sus campos, las casas de té donde algunas bellezas tocan la biwa y su expléndido hierro negro.

La Guerra: Las excelentes relaciones de los Arashi con sus vecinos son una rara avis en Rokugan. Desde hace casi un año, no se tiene noticia ni tan siquiera de una sola escaramuza con sus vecinos. Además, los caminos de sus dominios son seguros y los bandidos escasos en esta pacífica tierra. Al menos por ahora. Tanto sus vecinos como los Grandes Zaibatsu (Confederaciones) se están preparando para la guerra, creciendo en acuartelamientos y en tropas, y hay informes por todo el Imperio que hablan de un aumento en el bandidaje… ¿Cuestión de tiempo?

La Política: Recientemente, nuestros hermanos de la Casa Kempo-Tudo han contraido matrimonio y obligaciones hacia nuestro Clan. Aunque claro, siendo una casa tan dada a la reflexión y la soledad… ¿quién representará su voz entre los consejeros de nuestro señor?

Ese mismo matrimonio está siendo ahora mismo la comidilla de todas las cortes del Imperio Esmeralda. Es la encarnación perfecta de la osadía y el amor cortés. Un matrimonio que es igualado sólo por los de las novelas de alcoba de las damas de la Corte… Tan bella es la historia que los Doji han expresado públicamente que mandarán a un embajador permanente al palacio de nuestro Señor para conocer de primera mano a la feliz pareja y su historia. Aunque el nombre del embajador aún es un misterio, no dudamos de que representará fielmente los preceptos e intereses de su Casa y sus señores.

Aunque todo esto palidece cuando se piensa en la presencia de la Casa Arashi en las Cortes Imperiales durante este invierno. Muchos mercaderes han alterado su ruta en esta zona para ofrecer sus joyas, ropas y chucherias a los muy notables samurai que viajarán a las Cortes representando nuestra Gloria y Honor.

Los Dioses: Amateratsu nos ha bendecido durante este verano, los campos están sanos, la pesca es abundante y en ningún hogar falta con qué encender un fuego o con qué rellenar el puchero. No se han registrado incendios, terremotos o tsunamis en toda la estación. Por una vez, es como si las bendiciones de los Kami de la Lluvia, del Mar y del Fuego hayan caido sobre nosotros. Esta plenitud se traduce en una población agradecida que se acerca a los templos y a los sacerdotes para rezar y agradecer que sus plegarias hayan sido escuchadas. La señora Tamashi Sama, consejera personal de nuestro Señor, ha sido vista en la práctica totalidad de los templos de la región. Siempre en compañía de su joven novicia y de un extraño niño de quien los campesinos empiezan a decir que esta bendito.

La Mano que No se Ve: En voz baja y a horas intempestivas, se susurran entre la plebe historias de matanzas a la luz de la luna entre seres demoníacos: los siempre temibles ninja. Se dice que acechan nuestras tierras envidiosos de la prosperidad de nuestro señor, matando al abrigo de la oscuridad, envenenando pozos y maldiciendo arrozales con sus temibles y oscuros poderes. También se dice que nuestro Señor, en su gran sabiduria, ha engañado a un grupo de ellos para que luchen de su lado y así en las noches sin luna se pueden oir las luchas de los dos grupos… pobre del que se aventure en esas noches, ya que si se ve mezclado en ellas, de buen seguro amanecerá muerto. Esto sin lugar a dudas son habladurias de ilusos analfabetos, pero incontestablemente, la seguridad del palacio de nuestro Señor ha aumentado y entre los guardias se habla de una estricta y rigurosa política de vigilancia. Además, el número de desaparecidos y de extraños en la carretera ha aumentado… aunque seguramente serán los comerciantes atraídos por nuestras riquezas.

Lo Que los PJs Saben: Esta estación ha sido intensa. Vuestro Señor se decidió a casarse y os encomendó el grueso del problema. El viaje hasta las tierras de Kempo-Tudo no fue fácil, aunque quizá parezca más sencillo si lo comparamos con lo que costó ganar el favor de los Kami para que bendijeran la boda… Tamashi-san ha pasado por todo un viaje iniciático, al igual que vuestro General, Suchirokoa San. Llegaron incluso a conocer al mismisimo Roca Devastada, Señor de los Kami del Fuego y General Celestial. Aunque no fueron los únicos que dieron y dejaron algo de su parte. El Señor Matsumon San perdió un fiel amigo en el viaje, y la vida de todos colgó del filo de la katana de Hikari Futatsu San más de una vez. Se consiguieron favores de la Corte de Trasgos, la atención de Roca Devastada e incluso el cuidado de su propio hijo.

También se prometió presentar en sociedad a los Trasgos durante la Corte de Invierno.

Una vez en territorio de los Kempo-Tudo, las intrigas políticas y románticas se repartieron entre las hijas del señor de los Kempo-Tudo y la reaparición del Jefe de Espias de los Arashi, Daigoro San. Si bien conseguisteis vuestro objetivo y la hija mayor de los Kempo-Tudo, Oushi Sama, se convirtió en la señora de los Arashi, los peligros no fueron pocos ni fáciles. Atrás quedó buena parte de vuestra comitiva. Se derramó mucha sangre y muchas lealtades fueron puestas en entredicho. Hay entre vosotros quién se enfrentó a graves pruebas personales y quizá haya quien no las superase…

El señor Daigoro se vio enfrentado a las consecuencias de sus oscuras acciones en su oscuro mundo y durante un tiempo fue apartado del consejo, recluido en una mansión en el campo después de casi morir en el viaje hacia la boda, pero tan enrevesado en su propia telaraña de secretos que resultaba casi imposible creerle. Vuestro jefe de seguridad también resultó dudoso, ya que sabía cosas sobre el castillo y las celdas sin nombre que jamás os habían contado y vuestro señor Ejecutor tampoco está libre de polvo y paja. Quién más y quién menos ha visto cómo miraba a la nueva Señora… y cómo la nueva Señora le miraba a él.

Los careos y confrontaciones entre vosotros han destapado parte de la verdad, pero no es una verdad cómoda. Un antiguo Señor de un clan rival al que creíais muerto junto con su Clan está vivo y apresado en vuestras mazmorras. Vuestro propio Señor lo sabe y lo ha mantenido en secreto porque cree que la enemistad entre ese Clan y el vuestro pudo ser orquestada directamente por… ¡¡los mismísimos consejeros del Emperador!! Tal como vuestro Señor os contó, esto estaría motivado por el fruto de su primer matrimonio con Dama Nekane de la Casa Togashi, primera Casa del Zaibatsu Dragón. Un niño heredero del linaje de los Kitsune y los Togashi. Dotado de más poder y perspicacia de lo que un pequeño ser puede gobernar. Loco pero presintiente. Místico, perspicaz, pero falto de guía. Las palabras de este pequeño vidente se convierten en funestas profecías que son interpretadas directamente por los Consejeros Espirituales del Emperador aunque se mantienen en secreto debido a lo inquietante de las mismas.

Las dos pequeñas rebeliones de vuestro señor ( volverse a casar sin el permiso imperial y conservar con vida a un conocido rival y enemigo cuando se esperaba que lo destruyese o fuera destruido por él ) quizá tengan que ver con todos los enemigos en la sombra que percibís últimamente… o quizá sea cosa de la Señora del Bosque Enmarañado… o una traición en ciernes de uno de los consejeros de los Arashi, tal como parecían indicar las últimas visiones de Tamashi San… o… quién lo sabe.

Ahora más que nunca, la Casa Arashi necesita el consejo de sus notables.

Otoño

Invierno

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License